Educación al paciente

Salud oral y embarazo

Las variaciones hormonales durante el embarazo pueden afectar la encía y los dientes. Conozca cómo prevenirlos.

Las variaciones hormonales que experimentan las mujeres durante el embarazo pueden afectar la salud oral en encía y dientes debido a la presencia de placa bacteriana preexistente. Dichos cambios comienzan en el segundo mes de gestación y alcanzan su punto máximo en el octavo.

Algunos problemas de salud oral relacionados con el embarazo son:

  1. Caries

La susceptibilidad a adquirir caries en el embarazo puede aumentar debido a factores como: una higiene oral deficiente que conlleva al aumento en la cantidad de bacterias; el consumo frecuente de carbohidratos y los episodios de náuseas y vómito; junto a un desequilibrio del pH en la saliva, lo que facilita la pérdida de minerales.

  1. Gingivitis

Es la primera etapa de la enfermedad periodontal. Consiste en la inflamación y sangrado de la encía causada por placa bacteriana. Afecta entre 35% y 100% de las gestantes. Esto puede causar parto prematuro y/o bajo peso del bebé al nacer.

  1. Periodontitis

Es la enfermedad periodontal avanzada producida por bacterias que crecen entre diente y encía, causa sangrado en la encía y pérdida del hueso que soporta los dientes.

Signos de alarma y motivos de consulta Presencia de pus en su encía, constante mal aliento o mal sabor en su boca. Ante una urgencia dental las radiografías pueden ser necesarias. La radiación es mínima y su odontólogo tomará todas las precauciones para reducir los riesgos. Encía sangrante, inflamada, sensible o roja. Dientes permanentes flojos o separados, algún cambio en su mordida o forma en que sus dientes se ajustan.

Recomendaciones

Una adecuada higiene oral y exámenes dentales con regularidad, protege contra el desarrollo de enfermedades de la boca. Cepillado después de cada comida, con hilo dental y si es necesario, crema dental medicada. Cambie de cepillo cada tres meses. Llevar un estilo de vida saludable que ayude a mejorar la calidad de vida y prevenir enfermedades. Visitar al odontólogo como mínimo en el primer y segundo trimestre del embarazo y antes o después si se requiere.

Cuidados después del parto

Para la madre:

Continúe su rutina de higiene oral para evitar caries y enfermedad periodontal. Su saliva contiene bacterias: no contamine cuchara, chupete o biberón del bebé.

Para el recién nacido:

Desde el primer día se debe limpiar la boca del bebé: paladar, lengua y encía; con gasa húmeda. No deje dormir al bebé con el biberón (salvo que contenga agua). Seis meses después del nacimiento (o antes), lleve al bebé a su primera consulta con odontopediatría para despejar dudas.