Educación al paciente

Prevención de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las ETS pueden afectar indiscriminadamente a cualquier persona con una vida sexual activa, que no utilice los métodos de protección adecuados.

Las Infecciones de Transmisión Sexual – ITS,  a las que comúnmente se conocen como enfermedades venéreas, son infecciones producidas por bacterias, virus, hongos o parásitos que suelen ser transmitidas por el contacto sin protección al mantener relaciones sexuales. Existen más de 20 tipos de enfermedades, siendo las más comunes: Sífilis, Gonorrea, Clamidia, Herpes, Virus de Papiloma Humano (VPH), Hepatitis B, y Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)-SIDA.

Aunque la transmisión se presenta, generalmente, por contacto sexual sin protección, existen otros factores que pueden facilitar el contagio como: compartir agujas o jeringas con personas infectadas, recibir transfusiones de sangre contaminada, estar en contacto con sangre, semen, fluidos vaginales infectados, entre otros.