Educación al paciente

Parto humanizado

En la actualidad se pueden encontrar múltiples datos e información sobre el parto, no sólo en internet, sino también con amigos, familiares y vecinos.

Todo el mundo opina cuando se trata de un embarazo:

  • ¿Cómo vas a tener a tu bebé?
  • Va a nacer por parto natural
  • ¡No puede ser!

A continuación, exponen una infinidad de mitos, creencias, historias personales, miedos, sin contar la información que las telenovelas o películas muestran, donde el parto es sinónimo de gritos, desorden y locura. Lo anterior posiblemente influye de manera directa e indirecta para que Latinoamérica sea el lugar con la tasa de cesáreas más alta en el mundo. Las latinas tienen creencias erróneas sobre el parto que las llevan a decidirse por la cesárea, perdiendo la posibilidad de dar a luz a su hijo naturalmente.

Pero en realidad ¿Qué saben acerca del parto? ¿Cómo se puede solicitar un parto humanizado?

Humanizar un parto implica garantizar que la madre no tenga dolor, pues éste es su principal miedo. Frente al dolor se descompensa, no puede pensar con claridad y mucho menos disfrutar el nacimiento.

Para que la experiencia del parto sea poco dolorosa, es necesario prepararse desde el punto de vista familiar, emocional y físico, lo que incluye citas con psicología, curso psicoprofiláctico, ejercicios de respiración, preparar el piso pélvico, conocer y asumir la lactancia, entre otros factores. Para esto es necesario asesorarse con las personas idóneas sobre el parto y sus implicaciones, de manera responsable.

Y es que, cuando llega el momento del parto, es necesario recibir apoyo, tener paciencia, haber aprendido cómo hacerlo y escuchar afirmaciones sobre “ser capaz” de dar a luz, que sentir miedo es normal y que se está en las mejores manos. En esto es vital el compromiso del ginecólogo que va a recibir al bebé, pues será quien permita y facilite el proceso de la mejor manera. También es fundamental que el anestesiólogo (especialista encargado de la analgesia) explique qué significa en el parto y cómo va a introducir en la columna un catéter por el que se recibirá el medicamento para disminuir o eliminar el dolor, pero que mantiene la sensación de pujo para tener al hijo.

Una vez todo esto se hace posible, se está en capacidad de recibir ese nuevo ser, en las condiciones emocionales y de salud más seguras para él y su madre. Es importante también que, durante el parto, la mamá cuente con el apoyo de un familiar, sea su pareja o alguien en quien confíe; y que le respeten sus deseos.

Una vez todo esto se hace posible, se está en capacidad de recibir ese nuevo ser, en las condiciones emocionales y de salud más seguras para él y su madre. Es importante también que, durante el parto, la mamá cuente con el apoyo de un familiar, sea su pareja o alguien en quien confíe; y que le respeten sus deseos.

Durante este proceso el equipo de Sala de Partos de Clinica de la Mujer, la acompaña a ella y a su familia. El bebé es asistido todo el tiempo por pediatría para verificar que, estando sobre su madre, sus signos vitales son estables y su adaptación al medio ambiente es adecuada. En caso de ser necesario, será evaluado en la cuna al lado de la madre, con todos los estándares de calidad en atención del recién nacido.

Al nacer el bebé es dejado sobre la madre (contacto piel a piel) para que ella lo toque, lo sienta, lo viva, lo respire y, en ese instante, entienda que el amor más puro e infinito acaba de llegar a su vida.

El contacto piel a piel madre e hijo garantiza, en más del 67% de los casos, lactancia materna adecuada, así como un mejor apego entre ambos y favorece la adaptación del bebé a su familia.

En ese mismo momento a la madre se le brinda la atención necesaria para garantizar que el parto no tenga complicaciones, se recibe la placenta, se administran medicamentos y se realiza sutura a nivel de la vagina, cuando esté indicado, todo a cargo del equipo de Sala de Partos, altamente calificado para manejar de manera humanizada y responsable cualquier eventualidad durante este proceso.

El personal de Sala de Partos de la Clinica de la Mujer es consciente que los protagonistas son la madre y el bebé, que merecen un parto humanizado. Con ese compromiso es seguro que esta experiencia será narrada como la mejor de su vida, por la paciente.

Las mujeres merecen la oportunidad de vivir este momento de la forma más espectacular y disfrutar la llegada de su hijo en un ambiente seguro, humano, amoroso y respetuoso.